Saltar al contenido

¿Qué son los hz o herzios en un monitor?

Los herzios, también representados como Hz, son la cantidad de imágenes que un monitor muestra en pantalla por segundo en el momento en el cual hace un refresco. Por lo tanto, un monitor de 60 Hz proporcionará imágenes a razón de 60 por segundo, mientras que uno de 144 Hz lo hará a una tasa de 144 por cada segundo en el momento en el que se produzca el refresco.

¿Cómo entender el papel de los Hz en el rendimiento de los monitores?

La lógica nos deja claro que, a mayor cantidad de Hz, mayor fluidez de juego veremos en pantalla. En general es una verdad absoluta, pero es cierto que hay ciertos aspectos a tener en cuenta para que entendamos que no siempre tenemos que adquirir un monitor de juegos de los máximos Hz para disfrutar de una experiencia satisfactoria.

Por ejemplo, debemos tener un PC de gaming con gran potencia si queremos beneficiarnos de los mejores recursos y de la mayor cantidad de Hz. Si adquirimos un equipo de 144 Hz y no podemos exprimirlo por no tener el hardware necesario, lo único que estaremos haciendo será aprovechar la pantalla en su modo de, por ejemplo, 60 Hz.

Otra buena forma de entenderlo es con las consolas. Muchos aficionados al gaming usan monitores con sus consolas porque, en teoría, proporcionan una mayor versatilidad que las televisiones. Pero ¿estamos aprovechando realmente la potencia de refresco que nos proporciona el monitor? Todo depende. Con Xbox One se alcanzó la tasa de 120 Hz mediante la tecnología FreeSync, pero su rival, PlayStation 4, se limitó en todo momento a 60 Hz.

La nueva generación de consolas eleva, en ambos casos, tanto en Xbox Series X como en PlayStation 5, los Hz a una cantidad de 120 Hz nativa. Pero igualmente hay que tener en cuenta que para mantener esta suavidad y capacidad técnica en refresco, lo que tienen que hacer las consolas es reducir la resolución. Por eso se puede convertir en un arma de doble filo. En cualquier caso, con ninguna de las dos máquinas tenemos oportunidad de exprimir el potencial de un monitor de 144 Hz o incluso uno de un refresco superior. Por eso podemos ver que, en realidad, los Hz no tienen que ser tan condicionantes para que tengamos una buena o mala experiencia de juego.

¿Qué beneficio real obtenemos gracias a los Hz?

A veces es difícil entenderlo, por lo que conviene explicarlo detenidamente. Con una mayor cantidad de Hz lo que ocurrirá en pantalla no es que el juego se verá mejor. No tendrá mejores gráficos, no tendrá más colorido, no habrá más nitidez en el modelado de los escenarios, nada de eso.

Lo que estaremos ganando es que las imágenes se muevan más suavemente, que tengan más fluidezx y que nos permitan llevar a cabo reacciones más inmediatas y precisas. Dicho de otra forma, es un aspecto importante para los eSports y el gaming competitivo, pero quizá no tanto en otro tipo de sesiones de juego.

¿Qué monitor compro según los Hz?

Te recomendamos que, antes de tomar una decisión, hagas una valoración de tu ordenador y en cierta medida de los juegos que uses de forma habitual. Eso te permitirá saber qué tipo de monitor necesitas respecto a la cantidad de Hz que puede gestionar. Si lo tuyo son los juegos de mayor envergadura, títulos triple A que tienen una calidad gráfica enorme, y tienes un ordenador con la última gráfica de Nvidia y los mejores componentes, no te cortes un pelo y ataca a los monitores de más Hz. Puedes ir a por los de 144 Hz o incluso a por los de 240 Hz si quieres rizar el rizo.

Pero si vas a usar el monitor en juegos sencillos en los que la cantidad de imágenes por segundo no es tan determinante o incluso en experiencias monojugador, puedes permitirte un monitor con unos Hz más comedidos. Recuerda que para elegir un monitor hay muchos aspectos que tener en cuenta y que los Hz y la tasa de refresco solo es uno de ellos.

Te damos algunas recomendaciones de monitores excelentes con los que seguro que quedas satisfecho. Elige teniendo en cuenta tus necesidades y… ¡a disfrutar!

Tipos de Monitores Gaming